Jacinta y Dolores son dos trabajadoras del rastro. Una vende figuras artísticas y la otra tiene un asador de pollos. Ambas pasan los días juntas y sacan a pasar su humor negro con costumbre haciendo bromas sobre como deshacerse de sus maridos.


Siempre se sabe que entre broma y broma, la verdad asoma. Esta nochevieja aprovechando el ruido y la euforia parece que va a ser muy especial en casa de ambas, pero hay algo con lo que nuestras dos amigas no cuentan: la prensa y dos ambiciosos policías locales están esperando un caso como este.

RETRATOS