Pacheco es un castizo detective viviendo sus horas más bajas. Solo sale durante la noche ya que esta sociedad de calles abarrotadas le resulta insoportable y empieza a padecer agorafobia. 

 

En consecuencia a sus años de carrera Pacheco lleva siempre gafas de sol, ya que leyó en un artículo de Muy Interesante que los ojos son el único rasgo que nunca cambiaba y el considera que tiene una mirada emblemática.

 

Pacheco comenzó en esta profesión con ansias de acción y situaciones de adrenalina, pero después de tantos años y decepcionado con la profesión se ha dado cuenta que ha soñado demasiado con los agentes a los que leía de niño. Aún así sigue esperando su halcón maltés y quién sabe…

RETRATOS